.

domingo, 29 de julio de 2018

Creo


Creo en las personas.
Creo en lo que soy. 
En lo que somos. 
Creo en la lucha y en el llegar lejos 
como camino al avance 
pase lo que pase. 
Creo en ti más allá de lo que puedan decir. 
Creo en ti cuando tú por miedo dejas de hacerlo. 
Creo en ti como revolución.
Creo en ti como cambio.
Creo en ti como aprendizaje.
Creo en ti cuando sabes, 
cuando no sabes, 
cuando el miedo invade 
y sobre todo cuando no hay nadie. 

Creo en ti como alegría, 
como tristeza y como el alma de tu propia historia. 
Creo en ti, como persona. 
Sin nada más.
“Creo en ti como derecho a ser
creo en ti como derecho a amar
creo en ti como no hay derecho”.
Creo en el intento, en el fallo, 
en la posibilidad como acierto 
y en el que sigue luchando aun cuando todo es negro. 


Creo orgullosa en lo que sentimos, 
en lo que manifestamos y en lo que enseñamos. 
Creo en presente, en el cambio y en el futuro que dejaremos bien alto. 
Creo en dos manos que se entrelazan por la calle. 
Creo en una mirada sincera que se abre el pecho 
por ser quien es. Por si mismo. Por los demás. 
Creo en las personas que no juzgan, 
en las que piden perdón y aprenden en las que apoyan y valoran. 
“Creo en estos versos por eso los escribo, 
soy todo lo que digo y por eso lo transmito,
quiero que tú lo sientas, creas y seas conmigo” 
Creo. Soy Y quiero

miércoles, 9 de mayo de 2018

Contigo.

Que la vida es sueño decía Calderón de la Barca
y es que la vida, a tu lado, es, mientras soñamos. 
Esta vida que recoge náufragos que están perdidos a la deriva
mientras nadan hacia tierra firme buscando su orilla.
Algo así, me pasó contigo, vida,
nadando sin encontrarme me diste la mano
con intención de cuidarme y no ahogarme.
Llegué a tu isla como quien llega a un lugar nuevo,
con tanta inocencia y dulzura 
que las ganas de explorar se quedan cortas después de muchas millas.
Me das vida,
la sonrisa que sale sola a distancia,
las ganas de tu abrazo como bote salvavidas,
el hambre voraz de ti y crecer contigo,
el echar de menos como excusa para vernos.
El no vengas, que ya estoy yendo.
Me haces más humana
y más viva
porque de qué sirve tener vida 
si no sientes cada instante. 
Que quizás la primera letra de tu nombre 
no indica nada, pero a veces
hay que saber ver las señales
y yo
Contigo quiero
Crecer despacio
Construyendo poco a poco
Cada paso hacia delante y 
Cambiar los naufragios por
Caricias en el pecho que
Curen todos los miedos
Cerca de ti.

miércoles, 14 de marzo de 2018

Marzo

Me paro a pensar en medio de este ruido,
me paro a pensar que el mundo baila a mi alrededor mientras mi piel se desgasta
entre humo y paredes de soledad blanca.
Sacadme a bailar,
enseñadme el ritmo de los días que no se dejan llevar por la rutina.
Trabajo ocho horas al día,
busco constantemente mi libertad
y a veces me ahogo en charcos de agua negra
con complejo de inferioridad.
Respiro por inercia
y caigo sin necesidad,
desafiando cada segundo a la gravedad de los problemas dentro de mi cabeza.
Desato las alas en otras espaldas mientras las mias piden unas vendas que las ayuden a volar,
unas manos que quieran agarrar
una vida de risa y paz.
Soy de barcos y no de anclas,
pero cuando llego a buen puerto
me nacen flores del pecho
y así inicio el vuelo.
Me han visto brillar
y aún hoy sigo buscando
en cualquier atisbo de luz motivos para avanzar
persiguiendo sueños con estos versos
dejando atrás la oscuridad.