.

domingo, 25 de junio de 2017

.

No sé qué siento
siento el daño que ya está hecho
y que reconcome dentro con cubiertos
de odio y tristeza, de polvo y rabia
siento el pasado que bailaba de tu mano
sin dejarme avanzar hacia delante a tu lado
siento el momento exacto
en el que no había vuelta atrás
solo pérdida y abismo
y siento el punto cardinal en el que te
quedaste anclada dentro de mi pecho

siento el tiempo pasar sin ninguna
sonrisa o posibilidad mientras
hace de las suyas y me deja olvidar
cada segundo que te recuerdo.
Nos siento en cada rincón
de mi cabeza, cada poro de piel que ahora besan,
tu olor en una camiseta con un destino
al que no fuimos
inspirada más de tres veces
ojalá y se cumpla el deseo

siento todos mis desastres, mi culpa, haberme perdido
sin encontrarte al lado y que todo haya acabado
con un silencio ensordecedor que no me deja
hablar conmigo misma
que sé que no vas a estar, que ya has ido lejos
que ojalá lo que escribes sea para mí y con una sonrisa,
valiente.
siento no haber sido suficiente
para que volarás alto, no haber sacado el barro que te cubría las alas
y haber sumado a sus cicatrices
siento haber querido quererte tan fuerte
tan dentro y que nos hayamos dolido tanto.

domingo, 18 de junio de 2017

Ya son casi 8

Renacemos constantemente
creyendo que es la última vez,
que nos vamos a ir siendo recuerdo
y que todo el dolor va a desaparecer.
Y no,
no es así,
no ha pasado un año y aún sigo
sin saber dónde estoy,
curando a base de aire y silencios
las heridas que un día la vida
me hizo sin previo aviso,
recomponiendo mis puzzles
mi piel, mi hogar,
intentando entender
el por qué
por qué a mí,
por qué ahora,
por qué tanto dolor
sin sueño, tanto grito que ahoga
tanta fuerza en vano
tanto tiempo desgastado
tantas ganas de vivir
que visten falda de libertad
y construcción de mis destinos.
Ahora duermo menos,
como menos
tengo menos tiempo
y lo aprovecho en lo que quiero.
Vivo cansada y me alimento de lo volátil,
de la soledad que supone
que nadie entienda ni sepa lo que sientes.
Para las próximas Navidades solo pediré
huidas en vasos con limón,
ni salud ni dinero,
porque la primera se agota
y lo segundo aún más.
Yo solo quiero ser feliz
por mis propios medios
y que el karma algún día
me devuelva en positivo
tanto daño y lágrimas caídas en combate.
Voy a refugiarme en quienes quieran
abrazar la fragilidad con esmero
y en quienes quieran estar a punta de pistola
de mi mano.

Sumar heridas siempre se me dio bien
ahora, voy a coleccionarlas para poder
cerrar el álbum y sonreír en paz.

domingo, 11 de junio de 2017

Adjetivos de cantidad

Que los adjetivos son libres, nos definen
haciéndonos únicos e inigualables,
todos los pronombres brillan, excepto yo,
si tú estás detrás.
Me hiciste pequeña
mientras me acurrucaba en un recoveco de culpa
y ruptura de ideales, que no haría, por nadie.
Utilizada en ocasiones
reusada y rehuida sin quererlo
chocándome continuamente con tus paredes
sin poder salir, ilesa.
Triste por mi pérdida
y con rabia por haberme perdido
sin darme cuenta, por haber perdido mi esencia
enmascarada con la tuya, mi sonrisa, certera
vestida de la tuya.
Ilimitada desde siempre
y contigo entre barreras
limitando mi mar.
Ahogada.
Pisada.
Humillada
y engañada.
Idiota por creer en el amor contigo
mal- querida
siempre última
nunca quise ser prioridad
mi sitio, detrás a la cola,
voy a esperar, cómo no,
si siempre estoy a pie de cañón
mientras tus balas me llenan la piel seca
de pólvora y heridas.
Que nada llega, que todo quedó por el camino,
la taza del desayuno, el libro de poemas,
los viajes a ningún sitio, los sueños cumplidos,
el vuelo raso de tu pelo
bajo limites impuestos
no proclamados que me ahogaron.
Que nunca te partiste el pecho por mí
mientras yo seguía recibiendo hostias de la vida
por verte reír.
Que me repongo y no tienes ni idea de mi capacidad
de salir a flote, de este golpe, de este vacío.
Creedme que sentirse sola acompañada es peor que estarlo
en medio de la guerra, del todo o la nada.
Sigue proclamando hipocresía
haciéndome pequeñita,
creyéndote el centro del mundo
sin llegar a grano de arena.
Ojalá algún día siendo niña, como yo, crezcas.